El rover chino Zhurong aterriza en el Planeta Rojo

Marte (visto en la foto publicada el 3 de marzo de 2021, tomada por la nave espacial china Tianwen-1, que tiene el rover) es el más prestigioso de todos los premios en la competencia de dominio espacial.

La nave espacial china Marte aterrizó en el Planeta Rojo la madrugada del sábado para desplegar el rover Zhurong, informaron los medios estatales, un triunfo de las ambiciones espaciales cada vez más audaces de Beijing y una hazaña histórica para la nación en su primera misión a Marte.

El módulo de aterrizaje Zhurong terminó su traicionero descenso a través de la atmósfera marciana utilizando un paracaídas para navegar «siete minutos de terror», como se le llama, en dirección a la vasta llanura de lava del norte conocida como Utopía Planitia.

«Ha aterrizado con éxito en un área preseleccionada», dijo la emisora ​​estatal CCTV, al lanzar un programa de televisión especial dedicado a la misión llamado «Nihao Mars» («Hola Marte»).

La agencia de noticias oficial Xinhua citó a la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) para confirmar el aterrizaje.

Esto convierte a China en el primer país en llevar a cabo una operación en órbita, aterrizaje y senderismo en su primera misión a Marte, una hazaña sin igual por los otros dos países para llegar al Planeta Rojo hasta ahora, Estados Unidos y Rusia.

El presidente Xi Jinping envió sus «cálidas felicitaciones y saludos sinceros a todos los miembros que participaron en la misión de exploración de Marte», informó Xinhua.

China ahora envió astronautas al espacio, propulsó sondas a la luna y aterrizó un rover en Marte, el premio más prestigioso de todos por dominación espacial.

Misión de tres meses

Zhurong, que lleva el nombre del mítico dios chino del fuego, llega varios meses después de la sonda más nueva de Estados Unidos a Marte, Perseverance, ya que la demostración de poder tecnológico entre las dos superpotencias tiene lugar más allá de las fronteras de la Tierra.

Un rover chino de seis ruedas, alimentado por energía solar y con un peso aproximado de 240 kilogramos (530 libras), recolecta y analiza muestras de rocas de la superficie marciana.

El lanzamiento de la sonda china Tianwen-1 a Marte, que transportaba el rover en julio pasado, fue un hito en el programa espacial chino.

La nave entró en la órbita de Marte en febrero y, tras un prolongado silencio, los medios estatales anunciaron el viernes que había llegado a «la etapa decisiva del aterrizaje».

Se suponía que el aterrizaje era un paso brusco para la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA), y los medios estatales describieron el proceso de usar el paracaídas para descenso lento y parachoques como «la parte más difícil de la misión».

Se espera que pase unos tres meses allí tomando fotos y recopilando datos geográficos.

El complicado proceso de aterrizaje se denomina «siete minutos de terror» porque ocurre más rápido que las señales de radio que llegan a la Tierra desde Marte, lo que significa que la comunicación es limitada.

«La distancia era demasiado grande para que la nave espacial lo hiciera todo por sí misma», dijo Chen Lan, un analista independiente especializado en el programa espacial chino. «Si algo andaba mal, la gente de la Tierra no tiene forma de ayudar».

Varios intentos estadounidenses, rusos y europeos de aterrizar rovers en Marte han fracasado en el pasado, el más reciente en 2016. Con el aterrizaje de emergencia de la nave espacial conjunta ruso-europea Schiaparelli.

La última llegada exitosa fue en febrero, cuando la agencia espacial estadounidense NASA aterrizó el rover Perseverance, que ha estado explorando el planeta desde entonces.

Un rover estadounidense lanzó un pequeño helicóptero robótico en Marte, que fue el primer vuelo propulsado en otro planeta.

China ha recorrido un largo camino en la carrera para alcanzar a Estados Unidos y Rusia, cuyos astronautas y cosmonautas tienen décadas de experiencia en exploración espacial.

Lanzó con éxito el primer módulo de su nueva estación espacial el mes pasado, con la esperanza de contar con una tripulación para 2022 y, finalmente, enviar humanos a la luna.

La semana pasada, parte del cohete chino Long March 5B se estrelló sobre el Océano Índico durante un aterrizaje incontrolado de regreso a la Tierra.

Esto provocó críticas de Estados Unidos y otras naciones por violar la etiqueta que rige el regreso de los desechos espaciales a la Tierra, y los funcionarios argumentaron que los restos podrían representar una amenaza para la vida y la propiedad.

© 2021 AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *