Estalló una feroz batalla entre Mediaset, controlada por la familia del extravagante ex primer ministro italiano Silvio.

Hubo una feroz batalla entre Mediaset, controlado por la familia del extravagante ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, y Vivendi, cuyo jefe multimillonario es el principal asaltante de Francia Vincent Bollore.

El conglomerado francés de medios Vivendi y el rival italiano Mediaset acordaron enterrar el hacha en su prolongada batalla legal por planes fallidos para establecer una respuesta europea al gigante estadounidense de transmisión Netflix, dijeron ambos grupos.

Como resultado de la disputa, dos potencias europeas compitieron entre sí: Mediaset está controlada por la familia del extravagante ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y su holding financiero Fininvest, mientras que el jefe multimillonario de Vivendi es Vincent Bollore, un invasor corporativo líder en Francia.

«Vivendi, Fininvest y Mediaset están encantados de anunciar que han llegado a un acuerdo global que pondrá fin a sus disputas renunciando a todos los litigios y reclamaciones entre ellos», dijeron las empresas en un comunicado conjunto el lunes por la noche.

Según los términos de la asociación propuesta, Vivendi, la empresa matriz del canal de televisión francés Canal +, compraría todo el canal de televisión de pago Mediaset Premium.

Pero Vivendi afirmó haber sido engañado sobre el verdadero valor de Mediaset Premium y rescindió el contrato, y en su lugar adquirió una participación del 28,8% en Mediaset, que tanto el gobierno italiano como la familia Berlusconi fueron considerados hostiles.

Como resultado, Mediaset y Fininvest demandaron a Vivendi por 3.000 millones de euros en daños e intereses en junio de 2017.

La adquisición de Vivendi también tuvo problemas con el regulador italiano de telecomunicaciones, que dijo que el grupo francés violó las reglas de propiedad de los medios y le ordenó reducir su tamaño.

Sin embargo, en septiembre del año pasado, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que la sentencia del regulador italiano era contraria a la legislación de la UE y que las complejas restricciones cuota de mercado cualquier empresa que pueda controlar no ha garantizado el pluralismo en los medios de comunicación.

Luego, en abril de este año, un tribunal de Milán ordenó a Vivendi que pagara a Mediaset 1.700 millones de euros en concepto de daños e intereses.

Como parte de la nueva tregua, Vivendi dijo que «se comprometió a seguir vendiendo». bolsadurante cinco años, la participación total del 19,19% en Mediaset fue propiedad “a través de una filial independiente llamada Simon Fiduciaria.

Vivendi también abandonará su resistencia a los planes de Mediaset de trasladar su sede a los Países Bajos, donde quería combinar sus actividades italiana y española y una participación del 15,1% en el grupo alemán ProSiebenSAT1 en una entidad jurídica holandesa llamada MFE (Media For Europe).

Además, Vivendi y Mediaset declararon que habían concluido un Acuerdo de Buena Vecindad sobre televisión en abierto y se comprometieron a suspenderlo por un período de cinco años.


La empresa francesa Vivendi, el acuerdo italiano con Mediaset es un desafío para Netflix

© 2021 AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *